Ex agente de inteligencia argentino solicitará asilo político

Ex agente de inteligencia argentino solicitará asilo político

Raúl Martins, ex agente de inteligencia argentino que fue detenido en días pasados en Cancún, buscará ante las autoridades de Relaciones Exteriores “asilo político” para evitar su extradición, ya que teme por su vida. Familiares han señalado que otros ex colaboradores de inteligencia ya han sido asesinados al llegar a Argentina para ser procesados.

Al respecto el abogado Ricardo Hernández Santillán quién encabeza la defensa de Martins hizo un recuento de las anomalías mediante las cuales fuera detenido el pasado 3 de Octubre en la ciudad de Cancún al ex agente de inteligencia argentino.

Y mencionó que continúan con los procesos correspondientes para demostrar que estas anomalías en la detención de su cliente son contundentes para que alcance su libertad de forma inmediata.

Recordó que en días pasados presuntos elementos de migración lo obligaron a subir a un vehículo Chevy sin logotipos de Migración y donde posteriormente lo retuvieron en un área del aeropuerto internacional de Cancún por más de 26 horas sin permitirle comunicarse con sus familiares o atención médica necesaria por los padecimientos de hipertensión y cardiacas.

La defensa puntualizó que este tema tiene un trasfondo político en donde se busca por el gobierno Argentino un “botín político” ante las próximas elecciones que se realizarán en dicha nación.

Por lo anterior, dijo, se estaría solicitando “asilo político” ante las autoridades de la Secretaría de Relaciones exteriores para evitar que se pueda conjurar la solicitud de extradición por el gobierno argentino.

La hija del ex espía Raúl Martins, Lorena Martins, se refirió a la confirmación de la orden de detención contra su padre por diferentes delitos y donde consideró que se trata de temas que pudieran provocar poner en peligro la vida de su padre.

Esta situación, dijo el abogado, se debe a que en el 2014 Pedro Tomás Viale, ex agente de contra inteligencia argentina fue acribillado en su domicilio por elementos policiales que argumentaron que fue parte de una reacción ante su negativa a ser detenido.

Y consideran que este podría ser parte de la estrategia del gobierno argentino para utilizarlo como parte de una vendetta “política” ante las próximas elecciones en dicha nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *