Tecnología del Big Tech podría implicar riesgos financieros

Tecnología del Big Tech podría implicar riesgos financieros

CIUDAD DE MÉXICO.- El ingreso de Amazon, Facebook, Google, Alibaba y Tencent a la prestación de servicios financieros, incluidos los pagos, el ahorro y el crédito, plantea grandes beneficios, pero también importantes riesgos, advierte el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) en su Informe Económico Anual 2019.

Por el lado positivo, explica que la incorporación de grandes empresas tecnológicas (las denominadas Big Tech) podría dotar de mayor eficiencia al sector financiero y mejorar el acceso a estos servicios.

Un nuevo tipo de riesgo es el uso anticompetitivo de los datos. Dada su escala y tecnología, las Big Tech tienen la capacidad de recopilar grandes cantidades de datos en cerca del costo cero. Esto da lugar a monopolios digitales.” Banco de Pagos Internacionales (BIS)

En cuanto a los peligros, el capítulo denominado Big Tech in finance: opportunities and risks, menciona que su entrada en el sector financiero introduce elementos adicionales en la ecuación riesgo-beneficio.

MONOPOLIOS

“Un nuevo tipo de riesgo es el uso anticompetitivo de los datos. Dada su escala y tecnología, las Big Tech tienen la capacidad de recopilar grandes cantidades de datos en cerca del costo cero.

Esto da lugar a ‘monopolios digitales’ u ‘opolies de datos’. Los opolies son empresas que controlan una plataforma clave que, como un arrecife de coral, atrae usuarios, vendedores, anunciantes, desarrolladores de software, aplicaciones y fabricantes de accesorios para su ecosistema. Apple y Google, por ejemplo, cada uno controla un popular sistema operativo de teléfono móvil (y aplicaciones en esa plataforma)”.

“Una vez que se establece una posición dominante en los datos, las Big Tech pueden participar en la discriminación de precios. Y extraer rentas. Pueden usar sus datos no sólo para evaluar la potencial solvencia de un prestatario, sino también para identificar la tasa más alta que el prestatario estaría dispuesto para pagar un préstamo, o la prima más alta que un cliente pagaría por un seguro”, precisa.

Otros riesgos consisten en “antiguos problemas de estabilidad financiera y protección del consumidor en un contexto nuevo, pero hay un elemento novedoso: el acceso de las Big Tech a los datos procedentes de sus actuales plataformas”.

Esto podría provocar una veloz transformación del sistema financiero con la aparición de empresas dominantes que podrían acabar por reducir la competencia.

ACCIONES

El BIS advierte que el papel de las Big Tech en las finanzas plantea cuestiones que van más allá de los tradicionales riesgos financieros.

Para afrontarlas se hace imprescindible lograr un equilibrio óptimo entre la estabilidad financiera, la competencia y la protección de los datos. Los reguladores han de garantizar unas condiciones competitivas equitativas, teniendo en cuenta las grandes bases de clientes y los particulares modelos de negocio de las Big Tech.

“El objetivo debería ser reaccionar a la entrada de las Big Tech en los servicios financieros aprovechando sus ventajas y limitando sus riesgos”, afirma Hyun Song Shin, asesor económico y jefe de Estudios del Banco.

“Las políticas públicas han de formularse aplicando un enfoque más integral que combine la regulación financiera, la política de la competencia y la regulación de la privacidad de los datos”, indica.

Conforme esta incorporación de las Big Tech a los servicios financieros se acelere y deje atrás perímetros regulatorios y fronteras geográficas, los responsables de las políticas públicas necesitarán mecanismos institucionales que les ayuden a trabajar y aprender juntos.

La coordinación entre las autoridades —a escala nacional e internacional— es crucial para afinar y ampliar sus herramientas regulatorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.